El mundo se aproxima a una época donde la conservación del agua luce como una de las premisas más urgentes para la sociedad, ya que de ello dependerá la supervivencia humana en los próximos años. Factores como la reutilización de aguas grises, puede ser una estrategia que puede dar sus frutos en el futuro cercano.

Objetivos de desarrollo sostenible y su numeral 6

Las personas que desean contribuir su grano de arena a cualquiera de los objetivos de desarrollo sostenible, principalmente el establecido en el número 6, el cual se refiere al agua limpia y al saneamiento, deben tener en cuenta lo siguiente:

Según los estudios inherentes al consumo de agua potable en la casa, es que alrededor del 40 % total se desecha por el inodoro. Por ejemplo, en una familia compuesta por cuatro personas, la cifra puede llegar a los 100 000 litros de agua potable al año.

Consumo de agua potable: Su importancia

Todas las veces que se utiliza la cisterna, existe un gasto que ronda entre los 6 y 10 litros de agua potable. Cabe destacar, que se esboza el nombre de ‘potable’, ya que es un agua que proviene de la mismísima red de abastecimiento que se usa para cocinar, beber y tener una buena higiene corporal.

Se trata de un agua que se obtiene de una fuente natural y suele ser trabajada en las distintas estaciones potabilizadoras a través de costosos e impresionantes procesos de adecuación, los cuales sirven a la hora de obtener una estupenda garantía de consumo. Sin distinguir el plano ecológico o económico del proyecto, su implementación es considerada como un despilfarro por ser utilizada en la escorrentía del retrete.

¿Son efectivos los depósitos de aguas grises?

Es un aspecto que debe ser muy tomado en cuenta en escenarios como los de hoy en día, donde las sequías han tenido una repercusión muy grande en el territorio español, esto producto de las constantes precipitaciones. De igual forma, la crisis climática es el detonante de múltiples peligros, como es el correcto y consecuente acceso al agua potable.

La presencia de depósitos de agua grises  es bastante común en infraestructuras con estructuras ecológicas  y de naturaleza bioclimática, aunque también pueden implantarse por medio de reformas económicas a viviendas de antaño.

¿De dónde surgen las aguas grises?

Las aguas grises surgen del consumo de agua experimentado en el hogar, el cual puede estar supeditado al lavavajillas, el lavado mediante la lavadora o simplemente por acciones cotidianas como la de darse una ducha o lavarse las manos en el baño. 

Las aguas residuales de ninguna manera van a ser potables o adecuadas para el riego, pero si son eliminadas de forma directa por el desagüe o los bajantes que conducen al sistema de alcantarillado, tranquilamente pueden ser reutilizables si se conducen de forma satisfactoria a través de una canalización. Para llevar a cabo este proceso, es gracias a un diminuto depósito y a un correcto sistema de filtración, se pueden alimentar adecuadamente las cisternas pertenecientes a los inodoros de la casa.

Acceso a los sistemas: Reformas sencillas y prácticas

En la actualidad pueden conseguirse sistemas sumamente fáciles, los cuales pueden ayudar a la recuperación directa del agua del lavamanos y así llenar con efectividad la cisterna del váter. Es importante señalar, que solo se requeriría de una reforma sencilla de fontanería, con lo cual no estarás en la obligación de salir del baño.

Gracias a todo este proceso, la humanidad puede colaborar en una disminución del 40 % del consumo de agua potable, lo que se traducirá en un reciclaje de aguas residuales. No obstante, a pesar de ser unas aguas que no son apropiadas para otra finalidad, si pueden ser reutilizables para otro servicio que no genere un riesgo de salud para una persona.

En general, habrá un ahorro que puede ser vital en circunstancias de sequía, algo muy común en el mundo de hoy en día.