Las organizaciones hoy día tienen un gran compromiso social con sus trabajadores, a fin de preservar y conservar el medio ambiente donde nos desenvolvemos. Basándose en ello, se deben cumplir con ciertos estándares y leyes que den fe de las buenas acciones a fin de mejorar las condiciones sociales de sus ciudadanos.

Esta metodología gerencial orienta a su empresa hacia la sustentabilidad, generando valor en el ámbito económico, social y ambiental, integrando un nuevo modelo de gestión estratégica altamente competitivo y capacitado para desarrollar y brindar el mejor estilo de vida a sus comunidades.

A su vez, se entiende por Valor Compartido, la forma de hacer negocios la cual establece cómo lograr un mejor desempeño económico e impactar positivamente en la sociedad, lo cual conlleva a incrementar las utilidades de la empresa, así como el progreso social y el desarrollo sostenible del entorno.

 Productividad Organizacional

Valor Compartido como estrategia de Desarrollo Empresarial

Para el año 2015 en la reunión de la Cumbre de las Naciones Unidas, en la elaboración de la agenda 2030, se establecieron los objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a fin de disminuir los problemas sociales, económicos y ambientales que se viven en el mundo en los actuales momentos. 

Todo ello conllevó a revaluar los modelos de negocios y las estrategias necesarias a fin de asumir el desafío de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Allí es donde la estrategia de Valor Compartido es percibida como una nueva estrategia de Desarrollo Empresarial, a fin de lograr resultados orientados a disminuir los problemas sociales, económicos y ambientales. La búsqueda es lograr mejorar las condiciones medioambientales, económicas y sociales de las comunidades y generar un mayor bienestar colectivo. 

Gerencia Financiera y Valor Compartido

En la generalidad de los casos, las empresas solo se dedican a la búsqueda de la maximización de sus ganancias, sin ningún interés en mejorar las condiciones económicas, sociales y ambientales del entorno al cual pertenecen. 

De allí surge el concepto de Valor Compartido, posterior al concepto de Responsabilidad Social Empresarial, el cual tiene como finalidad fundamental el hecho de compartir la riqueza para generar un mayor bienestar a la comunidad en la cual se desarrollan las organizaciones empresariales e industriales. 

De esta manera, el proceso de Valor Compartido permitirá entre otras cosas en lo siguiente: 

  • Invertir en la capacitación de sus proveedores y así sus productos y servicios tengan mejor calidad.
  • Ofrecer mayor bienestar a sus empleados, quienes serán más productivos y harán mejores aportes a la organización.
  • Los clientes aumentan su fidelización y garantizan la continuidad del negocio.
  • Todo ello favorece los intereses de los accionistas.

Es de gran relevancia la aplicación de estas nuevas estrategias gerenciales que contribuyan a la mejora del medio ambiente, donde no solo se priorice el interés económico de las organizaciones, sino también de su talento humano en lo social, en lo económico y en el ámbito ambiental.