¿Sabías que solo el 20% de los equipos  electrónicos son reciclados?

50 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos en todo el planeta, según las cifras que aporta informe realizado por la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y la Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas en enero de este año.

Cuando nos detenemos a pensar la cantidad de equipos electrónicos que hemos utilizado en los últimos años, sobre todo, los teléfonos móviles para darnos cuenta de la cantidad de residuos electrónicos que se están  generando en la actualidad la basura electrónica no hace más  que crecer en todo el mundo, un hecho que conlleva grandes riesgos para el medioambiente y para la salud de las personas. 

La chatarra electrónica, desechos electrónicos o basura  tecnológica es la basura compuestas por residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. También se conoce por el concepto RAEE. El tratamiento inadecuado de los RAEE puede ocasionar graves impactos ambientales y poner en riesgo la salud humana. 

Actualmente, también está afectando a las empresas que deben renovar sus equipos que ya no sirven.

¿Por qué el reciclaje de productos tecnológicos es  necesario? 

Los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) es una acción de vital importancia, porque su capacidad de contaminación es elevada debido a los metales pesados que  incluyen.  

Elementos como el cadmio, el bromo, el mercurio, el cromo o el plomo resultan especialmente nocivos para el agua y para el aire;  por no hablar de las enfermedades que pueden provocar en el  cuerpo humano si este sufre una intoxicación.  

Por lo tanto, es indispensable asegurar los planes para incrementar el porcentaje de reciclaje de los aparatos eléctricos y  electrónicos. Pues, los números son alarmantes según  un informe realizado por la Plataforma para Acelerar la Economía  Circular (PACE) y la Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, se crean unos 50 millones de toneladas de  residuos electrónicos y eléctricos en todo el planeta. 

Soluciones para residuos descontrolados

 

Este mismo informe apunta que el valor de esa “basura” es de más de 62.000 millones de dólares, o lo que es lo mismo, una cifra mayor al PIB de muchísimos países.  

Tales números no serían alarmantes si el reciclaje de los residuos fuera el adecuado. 

Menos del 20% de esos desechos se reciclan formalmente. El  porcentaje restante se divide en lo que se arroja a vertederos, se recicla de modo informal o acaba en países menos desarrollados tecnológicamente, donde sus ciudadanos terminarán expuestos a los metales antes nombrados.  

Por este motivo, en algunos países existen multas para quienes no cumplen con una correcta gestión de sus residuos electrónicos.  Para lograr un reciclaje correcto, la clave pasa por llevar los  residuos a los lugares adecuados donde se tratarán del modo más conveniente.

¿Cómo reducir su basura electrónica? 

  1. Hacer un consumo electrónico responsable. No comprar más aparatos de los que se necesita y aprender a alargar la vida de la batería del móvil son pautas para producir  menos basura electrónica.  
  2. Dar una segunda vida electrónica. Antes de deshacerse de un teléfono, ¿por qué no ofrecerlo a amigos o familiares?
  3. Reciclar. Fomentar la opción de arreglar antes que comprar. En muchas tiendas ya se recoge el dispositivo antiguo junto con la compra de uno nuevo. Esto en el caso de los smartphones es una tradición y además en algunos casos incluye un descuento sobre la  nueva compra. ¿Se puede pedir más? 
Como ves, tenemos en nuestra mano muchas posibilidades y todas ellas bastante sencillas. Ser respetuoso con el medio ambiente no cuesta nada solo es cuestión de compromiso.