Objetivos sostenibles de la ONU, un compromiso ecológico

Desde el año 2015, la ONU, a través de un Plan de Acción de Economía Circular, planteó objetivos internacionales para que la Unión Europea pudiese fijar un rumbo en la búsqueda de la sostenibilidad social y empresarial. En estos momentos, dicho plan se considera “Completado, debido a que las 54 acciones que allí se pactaron, están siendo implementadas”; para “Cerrar el círculo” y optar por el beneficio del continente y las naciones que lo componen.

El plan, que se divide en “Acciones”, ha logrado desarrollarse en los últimos años, lo que le ha permitido a Europa entrar en la carrera ambiental para posicionarse como pionera en tecnología ecológica confiable. Una de estas estrategias, se basó en el Diseño Ecológico, y logró desarrollarse en el año 2019 a través de la creación de normas que fomenten el reciclaje y la producción ecológica, todo bajo el criterio de “Estandarización Europea”; e incluyendo un organizado sistema de “Orientación y promoción hacia el tratamiento de los residuos”.

Con respecto al uso de sustancias peligrosas, el plan incluía un proyecto que pretendía apoyar la sustitución de estos agentes nocivos. Afortunadamente, desde el año 2019 terminó en acuerdos para sustentar un Reglamento de Protección al Consumidor, que tiene los mismos objetivos que el plan; “Disuadir prácticas desleales que perjudiquen a la naturaleza y al consumidor”.

Tratamiento de desechos, inversiones y estrategias que fueron parte del desafío

Las medidas de la Unión Europea buscan disminuir la emisión de desechos tóxicos

Uno de los principales problemas que afrontaba el continente europeo era ocasionado por el plástico que iba a parar a los océanos. Al respecto, el plan prevé varias etapas en las que se requerirá el reciclaje de botellas y envases para que puedan ser reutilizados. La meta a largo plazo es “Que en el año 2030 todos los envases que se hallen en el mercado europeo sean reciclables”; y así aminorar el impacto ambiental que producen.

Otro punto importante es la “Transición Ecológica”; que se encargará de garantizar un consumo sustentable sin que esto signifique que las empresas vayan a quiebra; se trata más bien de una renovación en los métodos y procedimientos de producción en las industrias y compañías. Para esto, “Se hicieron inversiones a través del Banco Europeo”; y así ayudar a cada empresa a asumir el compromiso ecológico sin comprometer su patrimonio.

La elaboración del informe que conformaba el Plan de Acción de Economía Sustentable determinó también que el consumidor era una parte fundamental de todo este proceso, pues de nada serviría tomar medidas radicales si “Los ciudadanos no se comprometían a cambiar su consumo”; y a hacer compras basadas en la estrategia ecológica que dicte cada gobierno.

En estos momentos los avances han sido tan grandes que España; “Anunció que su plan de descarbonización de las empresas estaría llevándose a cabo en estos momentos”, con la descontinuación de una parte de sus centrales de todo el país. Por otra parte, Italia invirtió este año “Unos 4.000 millones de Euros para propiciar dicha transición” y Holanda, se apega a su “Ley climática con participación ciudadana, que funciona a través de la conciencia social”; todas las naciones, intentan generar niveles reducidos de agentes tóxicos con un solo objetivo en común, darle a Europa una ventaja en la lucha contra la contaminación para posicionar a la región como puntera en áreas de economía, ambientalismo e inversión social.

Redacción Gedésica
Síguenos en nuestras redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.