La movilidad eléctrica es un campo por descubrir. Escuchamos por aquí y por allá que la electricidad es mejor, sin tener mayor información y criterio al respecto. En este apartado os revelamos algunos conceptos y características de los coches eléctricos e híbridos enchufables, aprovechando que España le apuesta a esta nueva movilidad.

PRIMERO LO PRIMERO ¿QUÉ ES UN COCHE ELÉCTRICO Y UNO HÍBRIDO ENCHUFABLE?

Los coches eléctricos son aquellos que se impulsan exclusivamente por un motor eléctrico. En la actualidad existen de dos tipos según su almacén de electricidad, de baterías y de pila combustible, de los cuales, el primero es el más común. 

Para recargar las baterías, se les debe enchufar a la red doméstica, a un Wallbox (instalación de carga más rápida) o un cargador rápido. El tiempo de carga dependerá de la capacidad de las baterías del coche y del tipo de cargador, por ejemplo, para un coche medio, la carga doméstica podría durar unas 10 – 12 horas, con un Wallbox se reducirían a unas 6 – 8 horas, mientras que en un punto de carga rápida se conseguiría en media hora.

La electrificación de la movilidad es uno de los objetivos del Gobierno de España

La autonomía viene determinada por las baterías, de media unos 450 kilómetros de autonomía homologada. Sin embargo, tiene por limitante la escasez de puntos de recarga en zonas fuera de las grandes urbes. 

Los coches híbridos, en cambio, están dotados de un motor de combustión interna generalmente de gasolina, combinado con uno o varios propulsores eléctricos. Funcionan de forma similar a los coches convencionales, con la diferencia que poseen baterías recargables al conducir por la energía generada en las retenciones y frenadas, pero su modo eléctrico se limita a unos 2 a 5 kilómetros y no se pueden recargar en una red eléctrica. 

Ahora bien, los coches híbridos convencionales le han cedido el paso a los coches híbridos enchufables que cuentan con un sistema doble de propulsión. Es decir, además de la mecánica eléctrica accionada por baterías recargables que es de mayor capacidad y se pueden recargar mediante un enchufe, posee un motor de combustión interna tradicional que funciona con gasolina.  

Su autonomía eléctrica es mayor a la de los híbridos convencionales, de media unos 40- 60 kilómetros y una vez descargada la batería eléctrica, el motor de combustión funciona en su forma habitual, incluso su autonomía es superior a la de un vehículo solo de combustión. 

ELÉCTRICO VS HÍBRIDO ENCHUFABLE ¿CUÁL ES MEJOR?

La respuesta implica un gran «depende para qué lo quieres». Depende de las necesidades que deba satisfacer.

El coche eléctrico por su parte, resulta más cómodo para utilizarlo en la ciudad. Además, no emite gases a la atmósfera ni genera ruido. El menor coste por kilómetro de los vehículos eléctricos y su mecánica sencilla, hace que estos sean más económicos en el uso diario, y están exentos del pago del impuesto de matriculación.

También poseen sistemas de recarga para aprovechar la energía que se produce en la frenada y tienen la Etiqueta Cero de la Dirección General de Tráfico (DGT) que les permite aparcar sin coste en aparcamientos regulados de las ciudades y pueden circular cuando hay restricciones por contaminación.

En cambio, tienen por desventaja su elevado precio de compra y que la infraestructura pública de recarga aún es insuficiente, por lo que la dependencia de recargar en el hogar es mayor en España que en países del centro y norte de Europa

En contraste, los híbridos enchufables, al utilizar el motor térmico, sí contaminan y generan ruido. Si bien son ahorradores de electricidad, no tanto de gasolina. 

Entre sus ventajas, ofrecen mayor rango de utilización en diversas circunstancias, permitiendo hacer viajes largos sin necesidad de recargar. También posee Etiqueta Cero de la DGT pero siempre y cuando supere los 50 kilómetros de autonomía.

Son más económicos que los eléctricos y reciben una bonificación del impuesto por la matrícula en función de su nivel de emisiones.

En conclusión, los coches eléctricos son más indicados para personas que realizan desplazamientos cortos, dentro de ciudades y por su parte los híbridos enchufables son más recomendables para personas que realizan trayectos a largas distancias y vivan más alejados de los puntos de recarga.