Un tetrabrik es un envase multimaterial inventado en 1963, fabricado en un 75 % con cartón, un 20 % con plástico polietileno y el 5 % restante con aluminio. La mezcla de estos tres materiales es lo que garantiza que la bebida pueda conservarse durante mucho tiempo en unas condiciones perfectas, pero actualmente no tenemos la tecnología en España para separarlos. 

 

Cuando terminamos el producto que viene dentro del envase, lo correcto seria depositar el brik en el contenedor amarillo, que es el apropiado para tirar todo tipo de envases de plástico. 

Un error bastante común en el reciclaje consiste en tirar los tetrabrik en el contenedor azul pensando que se trata de envases de cartón.

Los camiones de recogida llevan el contenido del contenedor amarillo a las plantas de clasificación de residuos. En estas plantas se procede a la clasificación y separación de los briks de otro tipo de envases como las latas y botellas de plástico. Este proceso se suele realizar a partir de imanes y otros sistemas de selección, donde también interviene la separación manual.

Una vez que estos envases son separados, los briks se depositarán de nuevo en un camión que irá dirección a la planta de reciclado y de recuperación de materiales. En estas instalaciones primero se procederá a recuperar el cartón y a separar el polietileno del aluminio. En caso de que haya láminas de polietileno o aluminio que no sea posible recuperar, estos materiales terminarán desechándose en el vertedero de residuos industriales de Zaragoza.

En 2011, la empresa Stora Enso consiguió separar, por primera vez en España, los materiales de un tetrabrik consiguiendo reciclarlo por completo. Pero la planta cerró y en la actualidad una parte del envase termina en el vertedero.

En otros países como China cuentan con esta tecnología de reciclaje. Utilizan un reactivo químico con una dilución baja que separa el polietileno del aluminio, pero por el momento, es inviable mandar el 25 % del resto del tetrabrik al país asiático. China vetó en 2018 la entrada de residuos procedentes de otros países.

Utilizar envases retornables es una opción sostenible para producir menos residuos. Con este tipo de envases no solo alargamos la vida útil de los mismos, sino que además tenemos la posibilidad de emplear recipientes fabricados de otras materias primas, como el vidrio, cuyo proceso de reciclado es más sencillo y menos contaminante que el de los plásticos.

Tetra Pak, la empresa que comercializa los tetrabrik anunció que están trabajando con la industria del reciclado para implantar una solución que permita reciclar de nuevo el 100% de los briks en España. Actualmente el objetivo es obtener mayor limpieza en el residuo de polietileno y aluminio. 

A corto plazo se deben explorar alternativas para el reciclado de estos materiales en otros países, pero lo que se desea es encontrar la solución dentro de España para conseguir que sea rentable y sostenible a largo plazo.