La Generalitat de Valencia ha aprobado el anteproyecto de la Ley de Protección, Bienestar y Tenencia de Animales de Compañía, impulsado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, que establece multas de hasta 45 000 euros para quienes incurran en actos de maltrato o abandono.

 

Con la eventual entrada en vigencia de este nuevo instrumento, los animales domésticos obtendrán reconocimiento legal en su condición de «seres sintientes» y «seres no humanos», mientras que las figuras con connotaciones posesivas como «amo», «dueño» o «propietario» serán sustituidas por la de «persona responsable».

La nueva ley, que sustituirá a la de 1994, contempla sanciones que van desde los 3 000 euros para los casos de maltrato leve, 9 000 si es grave y 45 000 si es muy grave. En este último caso, el monto a cancelar será destinado a actividades en favor de la protección de los animales.

Detalles de la ley

Moléculas de agua

No solo los actos de agresiones serán sancionados, también el abandono y la precariedad en las condiciones de vida del animal acarreará penalidades. Con base en el concepto de «tenencia responsable», las nuevas regulaciones contemplan una serie de obligaciones en materia de alimentación, espacio, atención, cuidados, supervisión y condiciones higiénico-sanitarias.

Otras responsabilidades se vinculan con la formación para quienes trabajen con animales, como el caso de los efectivos policiales. Los actos de maltrato y abandono deberán ser reportados por cualquier persona que sea testigo de agresiones o encuentre algún ejemplar herido o en condiciones de salud desfavorables.

De igual manera, queda definido un conjunto de prohibiciones: «exhibición de los animales en escaparates comerciales y locales de ocio, donación de animales de compañía como premio o reclamo publicitario, educación agresiva, atadura permanente».

En el caso de las actividades circenses, la ley se hace extensiva hacia animales salvajes, si bien ya estas habían sido prohibidas en 2018 mediante la Ley de Medidas Fiscales. No obstante, ante la solicitud de amparo por parte de los circos, los espectáculos podrían ser flexibilizados mediante las regulaciones del nuevo marco legal.

No será permitido el sacrificio como método de control poblacional. Para ello se establecerán regulaciones del número de animales por vivienda, y señalan que sería posible la «aplicación de una tasa asociada a la cría y la tenencia para sufragar los gastos derivados de la Ley».

Otras acciones permitidas para limitar el crecimiento desmedido de algunas especies caninas y felinas serán la esterilización y la adopción como alternativa a la compra y venta de mascotas. Para ello habrá centros especializados para la recepción y posterior asignación a nuevos hogares.