La Comunitat Valenciana ha duplicado las metas fijadas para 2020 en el Plan de Movilidad Eléctrica. De acuerdo con las cifras del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace Energía), suma un total de 1 020 puntos de recarga para vehículos de uso público, superando los 455 previstos inicialmente.

De todos ellos, 182 son de recarga rápida, capaces de reabastecer el 80 % de la energía en 20 minutos. Los otros 838 son semirrápidos y toman alrededor de una hora y media para realizar una carga similar. Valencia suma 500 (397 rápidos y 103 semirrápidos) y es la provincia con mayor cantidad de puntos; le siguen Alicante, con 406 (68 rápidos) y Castellón con 114 (103 rápidos).

Desde 2017, la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo por medio del Ivace ha dado cumplimiento a las directrices definidas en lo que respecta a la movilidad sostenible con el objetivo de fomentar el uso de coches eléctricos. Por ello, han planteado metas en períodos de cinco años que permitan contar con la mayor cantidad posible de estaciones de recarga a lo largo del territorio.

%

De la energía puede ser reabastecida en 20 minutos

Previsiones futuras

Para 2025 estaba previsto llegar a los 1 060 puntos de recarga, una cifra bastante cercana a la alcanzada recientemente, por lo que se deduce que para entonces habrá una cantidad mucho mayor, mientras que para 2030 la meta es de 2 370, con dos de carga rápida por cada 50 kilómetros en las vías principales y áreas periféricas de las ciudades, mientras que los semirrápidos se distribuirán de acuerdo con los factores socioeconómicos. Con ello, Valencia alcanzaría un recorte en sus emisiones de gases contaminantes de hasta 622 000 toneladas. En función de ello, se promoverá el uso de vehículos eléctricos por parte de las empresas y la ciudadanía con algunos incentivos.

La inversión realizada por Ivace Energía asciende a 4,5 millones de euros provenientes de recursos propios y aportes como parte del programa Moves. Con ella buscan brindar soporte a los ayuntamientos y empresas en la habilitación de puntos de carga. Según el Balance de Datos Energéticos de la Comunitat Valenciana, el consumo de energía en su mayoría está destinado al transporte, lo que representa un 40 % del total. Sin embargo, esta se basa en derivados del petróleo, por lo que la transición se hace necesaria para dar el salto hacia la movilidad sostenible y mitigar los efectos del cambio climático.